Ciclogénesis explosiva y convivir con el frío.

 

7d984e1f7c0da04e7954ce609867abe9

Tormenta de nieve, Francisco de Goya

De nuevo todos arriba y abajo. Se llamaron unos a otros, el más cercano mandó fotos y vídeos por wasap. Era incomprensible. ¡Y se asustaron, vaya que si se asustaron! ¿Como era posible si desde que bajó del hospital el abuelo llevaba un mes sin salir? Ya era la tercera vez que el abuelo caía en un letargo.¡Y se asustaron vaya que si se asustaron! Otra vez la garganta, pensaron. ¿Cómo había sucedido?  ¿ Cómo se había enfriado el abuelo si no pisaba la calle desde septiembre?

Alguien puso en el grupo familiar, que era por la ciclogénesis y en un momento el grupo se lleno de iconos con ojos redondos. Se quedaron fríos y aturdidos, porque efectivamente el abuelo no había salido de casa sin embargo estaba enfermo. se había enfriado.

Esta historia familiar que me contó una amiga me sirve de pie para esta entrada

Durante este domingo se anuncia y sentimos en nuestra piel los efectos una ciclogénesis explosiva. Se conoce con este nombre el fenómeno meteorológico que suelen tener efectos devastadores, similares a los de un ciclón tropical. Es un efecto que se produce al chocar una masa de aire caliente, con otra de aire frío. Y nos espera frío.

A nosotros lo que nos interesa son los efectos devastadores de este frío, en el que vamos a dar más importancia a la sensación térmica que a la temperatura en sí.

Y nos preocupa sobre todo en los grupos de riesgo, como ancianos, niños, enfermos crónicos, persona con inmunodeficiencias…

Nos seguimos preguntando como se enfrío nuestro convaleciente abuelo sin salir de casa, cuidado y con la calefacción encendida. Tiene una respuesta sencilla. Su sistema inmune estaba bajo.

Las bajas temperaturas influyen en el sistema inmune. Este sistema hace que nos infectemos generalmente de virus, que son capaces de sobrevivir más tiempo en el aire frío. Por tanto la respuesta es fácil: alguien llevó el virus a casa del abuelo y esté quedó contagiado. No nos enfriamos. El frió hace que prolifere la resistencia de virus y bacterias y que estas ataquen al sistema inmune que se encuentra bajo.

El abuelo  no puede salir, pero a nosotros nos toca abrigarnos para combatir el frío y no contagiar al abuelo. Porque el abuelo efectivamente no se había enfriado, sino contagiado de un elemento exterior.

Algunos consejos que podemos dar para combatir el frío serían:

  1. Abrigarse con ropa adecuada, mejor térmica.
  2. Hidratarse tanto la piel con cremas y bálsamos y  bebiendo abundante agua.
  3. Evitar hipotermias, usando capas de ropa para adecuarnos a las diferentes temperaturas.
  4. Hacer ejercicio moderado, sobre todo aerobio, andar bien abrigados.

Concluyendo, la temperatura influye en nuestro día a día, y para esta ciclogénesis seguid los consejos y guardad una alimentación sana y variada. Nuestro cuerpo nos lo agradecerá.

Los-boulevares-exteriores-efecto-nieve-1879-de-Camille-Pissarro

Los boulevares exteriores, Pissarro

 

vídeo subido de internet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s